1588665014_168855_1588666026_sumario_grande

Francisco Borrero, BiciMensajero en New York

Nota origanal as.com

Puede que el nombre de Francisco Borrero no le suene —aún— a mucha gente en España. Sin embargo, es muy probable que cualquier persona que tenga cierto interés en el piñon fijo sepa de sus aventuras o al menos hayan oído hablar de él. Es lo que tiene generar contenidos en una plataforma como YouTube, donde los creadores de contenidos hipernicho encuentran su audiencia generando una comunidad a su alrededor dispersada por todo el mundo.

En el caso de Francisco esta comunidad está a punto de alcanzar los 100K suscriptores, un hito al alcance de muy pocos… y más aún si hablamos de empezar desde cero. Labrarse un nombre en el universo de la omnipresente plataforma de vídeos no es tarea fácil: requiere talento, constancia y mucho —muchísimo— trabajo.

Desde As Acción hace tiempo que seguimos a este venezolano en sus aventuras en la gran manzana trabajando como bicimensajero. Contenido fresco, diferente y auténtico que termina enganchando —aunque habrá mucha gente que no lo entienda— más que muchas grandes producciones de archiconocidas plataformas de streaming.

Es por todo esto que no hemos querido perder la oportunidad de charlar con Francisco y conocerlo un poco mejor. Con él arrancamos una serie de entrevistas bajo el título de ‘Radiografía de un Youtuber’ en la que os iremos trayendo perfiles de creadores de contenidos relacionados con los deportes de acción.

Un servidor, Francisco Borrero. Venezolano de 31 años de edad casado con Luisana Hurtado, una hermosa venezolana de 27 años con la que me vine a vivir a Nueva York en agosto del 2015.

Soy una persona con múltiples intereses que lucho por lograr todo lo que me propongo. La verdad es que a lo largo de mi vida he hecho muchas cosas (ríe). Dj, gamer, graffiti, filmmaker… y no me rindo hasta que consigo llegar a cierto nivel.

Como decía mi mamá cuando yo era mas pequeño: “Francisco tiene un nuevo cuento cada fin de semana”, y no le faltaba razón… (ríe).

¿Cuándo y cómo empezaste en YouTube?

El canal como tal empezó el 9 de enero del 2017, aunque lo creé en 2014. Siempre he sido una persona muy creativa, o al menos eso creo yo (ríe). He estado editando videos desde el 2005, pero no fue hasta el 2016 cuando descubrí el mundo de los Vlogs en YouTube. Fue entonces cuando me pregunté a mí mismo, ¿si ellos pueden, por qué yo no?

¿Qué vídeo y por qué define mejor lo que quieres transmitir en tu canal?

La verdad es que siento que cada nuevo video es mi favorito y el que más me representa. Mis ideas suelen ir cambiando mucho; a pesar de que el ciclismo urbano es de lo que más he hablado en mi canal —por mi trabajo como mensajero—, no es lo único que quiero transmitir y mostrar en mis vídeos. Lo que quiero transmitir es la idea de superarse personalmente sin importar la limitaciones.

Un buen ejemplo es un video donde hablo de esto mismo al que titulé ‘Te avergüenza tu trabajo?’. Creo que en este video es uno en los que he hablado más abiertamente de mis momentos vividos y mis planes futuros.

¿Cuánto tiempo le dedicas a crear contenidos en YouTube?

Actualmente podríamos decir que casi tiempo completo, o al menos ese es mi plan. Trato de grabar siempre que tenga algo interesante y entretenido que mostrar o transmitir, aunque a veces no es fácil crear contenido atractivo ya sea por factores personales o bien por otros externos. Para la edición de mis videos actualmente tardo entre 8 y 15 horas por cada episodio; digamos que soy un poco perfeccionista en este tema (ríe).

¿En qué momento te diste cuenta que tu canal había triunfado?

Mmm… siento que aún no ha llegado ese momento. El mundo de YouTube es super extraño, es una montaña rusa.

Creo que mi canal ha ido creciendo lento pero constante, mucho sacrificio y tratar de no perder las ganas de seguir. Claro que hay ciertos videos que han atraído a más gente, pero eso ocurre en mi caso unas 2 o 3 veces por año.

Podríamos decir que mi canal me permitió lograr casi depender de él después de grabar el video ‘Día en la vida de un mensajero en New York City’. Lo hice hace unos 6 meses y le puse un título bastante atractivo (ríe), pero un video no muy diferente a mis vlogs como mensajero.

¿Cómo es tu relación con los suscriptores del canal?

Hablo con ellos, pero quizás no tanto como debería. Cuando el canal era más pequeño respondía a todo comentario o mensaje que me enviaban por redes. Actualmente si quisiera responder todo comentario o mensaje podría tardar más de un día en hacerlo… Lulú me ayuda bastante en este aspecto, y entre los dos tratamos de responder todo lo que podemos, pero tampoco podemos permitirnos que nos distraiga más de la cuenta.

Claro que tomamos en cuenta los comentarios de los suscriptores. Me gustan mucho las criticas constructivas y los buenos mensajes que dejan. Pero trato también de mantener mi esencia y mis ideas, sin dejarme influenciar sólo por lo que el suscriptor quiere. En este sentido tengo una regla: un vídeo para ellos, uno para mí.

¿Existe un lado oscuro en YouTube?

Si hablamos de rivalidad entre youtubers, no que yo sepa. No he hecho muchas colaboraciones con otros compañeros, pero con los que tengo contacto somos buenos amigos.

El tema de hackeos es otra cosa. A mí sí que me robaron el canal hace apenas unos meses, pero fue todo super extraño. Posiblemente lo hicieron a través de algún link maligno que abrí. Me quedé sin acceso y empezaron a publicar contenido que tenía oculto. ¡Lo más extraño de todo fue que el hacker decidió devolverme el canal! Supongo que sabía que tarde o temprano el canal volvería a mis manos.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *